Kintsukuroi: Compromiso social de mo i acció

Categoria: Cambio

Kintsukuroi: Compromiso social de mo i acció

Nos preguntamos:

¿Qué pasa cuando la persona no ha elegido salir de su zona de confort y ya está fuera?

Personas y organizaciones introducen el Coaching en sus vidas cuando de alguna manera perciben que están en una zona de confort y quieren salir.

Cuando hay algo que sacude su vida de  manera que le resulta difícil recuperar el control…

¿Puede ser útil el Coaching en aquellas situaciones en que las personas no hayan escogido el cambio?

La respuesta es: ¡Claro que SI!  Tan sólo hay un requisito: Que la persona esté preparada para salir adelante.

No hemos inventado nada.

Aunque es un servicio que no pensamos que se esté proporcionando en nuestro entorno más inmediato.

Esto nos hace plantear que hay personas que no pueden recurrir al Coaching por falta de medios o por simple desconocimiento.

Nuestro compromiso social pretende hacer llegar el Coaching a aquellas personas que se encuentran en una situación de cambio sobrevenida por motivos de salud y que no disponen de medios económicos para hacer frente a los gastos de un proceso de Coaching.

Este es “gap” que queremos cubrir.

Kintsukuroi es un vocablo japonés que significa “reparar con oro”. Es el arte de reparar cerámica con laca de oro o plata, entendiendo que la pieza es más bella por haber sido rota.

Es una metáfora del que podríamos llamar resiliencia: hacer frente a las adversidades aprovechando las oportunidades que nos ofrecen para hacernos mejores.

El Coaching es una poderosa herramienta generadora de cambio, que aporta a la persona herramientas para la gestión de este cambio. Cuando el cambio no tiene su origen en la voluntad de la persona, el Coaching se muestra igual de eficiente en la gestión de la nueva situación sobrevenida. Mostrándola como una oportunidad de cambiar el foco de atención de su vida, como una ocasión para desarrollar la persona de manera diferente a como lo había estado haciendo hasta ahora

Creemos firmemente que toda empresa debe encontrar la manera de devolver a su territorio lo que el territorio le ha aportado. Por eso iniciamos el programa Kintsukuroi, con la colaboración de profesionales médicos y de la Asociación de Personas Afectadas por el Cáncer del Berguedà (GINKGO).

Es nuestra humilde contribución a mejorar la calidad de vida de las personas.