Mindfulness, el arte de la atención consciente. Una manera de vivir

Categoria: Cambio

Mindfulness, el arte de la atención consciente.

Una manera de vivir.

El Mindfulness es una perspectiva de la vida que permite apreciar la vida desde otro enfoque basado en lo que uno es hacia la relación a la propia vida y a los demás.

Vivir la vida de otra manera permite un giro de enfoque y ver lo invisible, nuestra conciencia.

Mindfulness es un estilo de vida, una práctica de ejercicios físicos y mentales que permite experimentar tu atención consciente, al ser conscientes permite saber que nos dicen los sentidos.

El Mindfulness tiene sus raíces en la filosofía oriental. Aunque se practica desde hace años en Occidente, su desarrollo cuenta con más de 2.500 años. Su práctica va más allá de cualquier creencia o religión, ya que se utiliza en contextos sanitarios, sociales, empresariales…

Una de sus primeras aplicaciones en Occidente, alrededor de los 70, fue REBM, reducción del estrés basada en el Mindfulness, a cargo de un biólogo molecular con formación budista, Jon Kabat-Zinn. A partir de este momento, en diferentes universidades y centros médicos de referencia en EEUU y Reino Unido, comenzaron a aplicar estas técnicas en diferentes contextos como tratamiento para diferentes disfunciones de la interrelación cuerpo-mente.

Como adultos, nos han entrenado para la reflexión, el análisis y dar sentido a nuestras experiencias y no nos han seguido estimulando a experimentar con las sensaciones, y mucho menos si éstas son nuevas, desconocidas, no clasificadas … Por tanto, nuestra experimentación es muy escasa, y “lo nuevo” supone una tensión, desequilibrio, es nuestro “no clasificado“.

Mindfulness es una práctica basada en la programación del pensamiento, la visualización del movimiento y la experimentación de la emoción-sensación.

A menudo oímos hablar de la interrelación cuerpo-mente, ¿sabes cómo potenciarla?, ¿sabes cómo funciona? ¿Dónde está el botón de la conexión?

Los beneficios del Mindfulness son muchos, a gran escala podríamos decir:

Conexión: con nosotros mismos, cuerpo-mente, y con los demás, las relaciones.

Perspectiva: la toma de distancia y la claridad de la situación.

Elección: la atención nos permite mejores aprendizajes y por tanto más oportunidades de elegir lo que se quiere.

Autoconocimiento: Nos permite introducirnos a nuestro propio mundo interno, los sentidos.

La práctica del Mindfulness permite simplificar situaciones, ya que practicamos la atención consciente y nos situamos en el momento presente.

Practicar Mindfulness no se trata de dejar la mente en blanco o vacía, sino redirigirla hacia donde quieres prestar atención. La mente “natural” divaga, va y viene, y cuando uno quiere debe poder centrarse y actuar, es necesario divagar para después poder prestar atención.

Desde Mindfulness se trabaja rasgos estados mentales:

Nuestra mente actuante: la planificadora, organizadora, la resolutiva

Nuestra mente inteligente: la reflexiva, la pensadora,

Nuestra mente divagante: la exploradora, la discurridora, ..

La práctica del Mindfulness permite conocer y jugar con nuestra mente, permite la gestión de nuestro “invisible”, que nos ayudará a afrontar nuestras experiencias vitales.