Creatividad

Categoria: Talento

Creatividad

Si puedo creerlo puedo crearlo.

Toda persona es, por naturaleza, completa, creativa y llena de recursos.

El punto de partida de todo proceso creativo pasa necesariamente por imaginar lo que será creado, creerlo, dibujarlo mentalmente. Más allá de discutir si la creatividad es un proceso o un producto, o incluso un rasgo de la personalidad, lo que nos interesa destacar es que no es patrimonio exclusivo de unos pocos seres privilegiados que posean este don.

Toda persona es, por naturaleza, completa, creativa y llena de recursos. Entonces, ¿como es que decimos que alguien no es muy (o nada) creativo? ¿No tiene la facultad de crear? Si es una persona mentalmente sana ¡por supuesto que puede ser creativa! Entonces, ¿por qué no lo es? ¿No tiene buenas ideas?.

La propia creatividad diríamos que se apaga cuando buscamos respuestas y / o soluciones “fuera” de nosotros mismos, usando la creatividad de otro. Esto, en sí, no está ni bien ni mal, de hecho sería poco práctico tener que crear absolutamente todo a partir sólo de nosotros mismos. Por tanto necesitamos lo que es fruto de la creatividad de otro. El problema aparece cuando lo que ha creado otro no me satisface. Entonces enfoco la solución en dirección a buscar si alguien ha creado algo diferente y cuando no encuentro nada que me satisfaga me resigno con el “menos malo”, en lugar de abrir a mi propio trabajo creativo y buscar la solución que me resulte más satisfactoria , la que mejor funcione para mí. Puede parecer egoísta, sin embargo, seguro que lo que cree para que sea satisfactorio para mí también podrá serlo para otras personas.

Un requisito importante para la creatividad es no buscar respuestas correctas. Si lo hacemos estaremos limitándonos por lo que ya está creado. Hay que abrirse a establecer nuevos significados, a no descartar nada primera vista por imposible, y creer en la manera de hacerlo posible.

De hecho, dicen que algo es imposible hasta que un día aparece alguien y, simplemente, lo hace.