Transformamos números en personas felices y motivadas

La motivación es la medida de salud emocional de una organización. Se consigue cuando las personas que conforman el equipo son amables, crecen, participan en los proyectos, se sienten útiles, colaboran y convierten la diversidad de opiniones en un debate valiente y seguro.

La motivación es el combustible para que una persona se mueva y llegue donde quiere llegar, la energía que nos mueve hacia nuestras metas.

La motivación es una medida muy visible de tu funcionamiento vital, y hemos de alimentarla para que nos dé el rendimiento que le queremos sacar.

La importancia de mantener la motivación en el trabajo

En el entorno laboral, la motivación suele ser intrínseca. Cuando alguien accede a un puesto de trabajo, generalmente, lo hace motivado. Sin embargo, con el tiempo, pueden darse circunstancias, tanto a nivel interno como a nivel externo, que llevan a la persona a la desmotivación.

La clave está en descubrir los factores desmotivadores y facilitar la conexión con esa motivación inicial, o bien en crear nuevos elementos que mantengan esa llama encendida.

Resultados de un training enfocado en la motivación laboral

Las personas son más amables de lo habitual.
Las personas muestran mayor predisposición al cambio.
Las personas se sienten útiles y reconfortadas.
Las personas presentan un mayor interés por lo que pasa fuera de ellas.
Hay una mayor predisposición a la colaboración.
El ambiente es ilusionador.

¿Qué, cómo y por qué?

Empezar por escuchar y no suponer, si damos por sentado que el equipo debe estar motivado, es probable que no entendamos qué está ocurriendo. Si no sabemos qué es lo que ocurre, solucionarlo será una cuestión de azar. La gestión emocional es esencial para reconectar con la motivación original, ya sea para recuperarla o para que sirva de punto de partida para nuevas motivaciones.

Si en tu empresa se evidencian estas situaciones, hay una falta de motivación en tu equipo:

  • Existe la creencia de que al trabajo se viene a trabajar y no a hacer amigos.
  • Las personas no recuerdan los nombres de sus compañeros, generalmente porque no se relacionan.
  • Las personas suelen quejarse ante cualquier propuesta.
  • Las personas no se conocen y hay microgrupos no interrelacionados.
  • Las personas no se sienten valoradas.
  • Las personas no tienen un sentido de pertenencia a la empresa.
  • Por más acciones que se llevan a cabo, nunca es suficiente.
  • Los resultados de la encuesta del clima laboral no fueron satisfactorios/positivos.

Puedes medir la motivación laboral observando la posición corporal de la persona y su actitud vital general ante una propuesta determinada: ¿sonríe?, ¿es amable?, ¿está predispuesta? O, por el contrario, ¿parece que está enfadada, no dirige la mirada, se manifiesta atareada e incluso resopla ante la propuesta? Si se da la segunda situación, esa persona o equipo están desmotivados.

Lo que vemos después de un training de motivación es pura energía. Cada uno lo manifiesta de diferente modo, pero podemos apreciar que la colaboración, el compromiso y, por tanto, la productividad y el éxito del equipo y de la organización aumentan considerablemente.

¡Algo está a punto de cambiar en tu empresa! ¿Empezamos?